top of page

La Reina de Lagos

Centro Centro - Un Colectivo
2020

El cuerpo de la reina.
Sara Pinedo a propósito de La reina de Lagos

Ileana Diéguez en Cuerpos sin duelo (2018) menciona que hay prácticas artísticas que se construyen como un desvío poético del imposible duelo, obras que se generan a partir de algún vestigio y no pretenden sustituir el duelo, sino generar una alegoría desde una situación de ruinas. En La reina de Lagos, Diana Echaury nos compartió esos vestigios, fue presentándonos el cuerpo ausente de Daniela (1990-2019) a través de relatos, de un trago de Jaral, de una blusa con flores, unos tenis blancos Nike; luego cada una de nosotras pudo indagar en las violentas representaciones contenidas de manera irresponsable en notas de prensa que colocan los cuerpos inertes en primera plana, que hace videos a partir de imágenes fijas para ahondar en detalles; en las narrativas de los grupos de búsqueda de personas desaparecidas en redes sociales: su cabello rizado, su estatura, sus tatuajes. Deseamos traer al presente su ausencia sabiéndonos incapaces de portar el dolor ajeno. Deseamos politizar su ausencia, haciendo visible el marco en que se produce: el de la criminalización de los cuerpos femeninos como objeto desechable de una narco cultura heredada, naturalizada.

NARCANOS

XVIIII EL SOL por Sara Pinedo
press to zoom
XI LA FUERZA por Cuauhtémoc Vázquez
press to zoom
XX EL JUICIO por Sara Pinedo
press to zoom
XV EL DIABLO por Sara Pinedo
press to zoom
XII EL COLGADO por Sara Pinedo
press to zoom
V EL SUMO SACERDOTE por Cuauhtémoc Vázquez
press to zoom
1/1

Los Narcanos Mayores de La reina de Lagos son una apropiación de arquetipos, signos y símbolos que encontramos en un breve paisaje histórico del narcotráfico mexicano. Cuando se consulta el tarot, no son las cartas lo que hay que leer: lo que debe leerse es la propia vida. La reina de Lagos.

 

Parafraseando a Eliza Mizrahi (2018: 171), para Georges Didi-Huberman el montaje es una herramienta epistemológica que le permite hacer surgir y adjuntar tiempos heterogéneos, y proyectarlos en el mismo plano de proximidad. Su fuerza radica en hacer que la mirada vacile y con ella se volatilice el pensamiento: Capturar de golpe un gesto particular que haga de la imagen una escritura de la memoria.

 

El collage digital fue la herramienta que protagonizó nuestro ejercicio de montaje, una revisión crítica a los personajes, en su mayoría masculinos, objetos y escenarios icónicos que han levantado y sostenido el imperio simbólico que es la cultura del narcotráfico en nuestro país: extrañar, interpretar, descomponer, remontar algunos de los signos del narco mito mexicano para renombrarlos y propiciar nuevas lecturas e imaginarios.

Instructivo para reivindicar la relación de los cuerpos y los terrenos baldíos

      Sara Pinedo

 

Una tarde elegí un terreno baldío y me sembré a esperar 

la lluvia, 

el viento, 

la espera.

Y llegaron.

  1. Elige un terreno baldío.

  2. Viste una camisa con flores.

  3. Pide a una persona de confianza que te haga compañía.

  4. Lleven pala, pico o vara, balde con agua y la cactácea de tu preferencia.

  5. Elige un espacio en el terreno baldío.

  6. Haz un agujero de aproximadamente 50 cm de profundidad por 30 cm de diámetro.

  7. Introduce tu cuerpo de manera vertical.

  8. Cubre con tierra tus pies y piernas hasta llenar el agujero.

  9. Marca un pequeño cerco alrededor.

  10. Espera la lluvia.

  11. Si no llega, puedes regarte con tu propio balde.

  12. Si llega, eres afortunada. Siéntela.

  13. Siente el viento.

  14. Siente la brisa.

  15. Siente las miradas.

  16. Siente el poder de transformar el paisaje.

  17. Siente la inmovilidad.

  18. Siente la espera.

  19. Cuando lo desees, mueve tus piernas y pies hasta abrir la tierra.

  20. Sal de ahí y planta en tu lugar a la cactácea.

  21. Registra sus coordenadas y si lo deseas, compártelas  

21. Visítala de vez en cuando.

Whatsapp-07.jpeg

Escucha

La reina de Lagos,

Antonio Arredondo, Furcio (2020)

LIBRO DE VIAJE

La reina de Lagos es una experiencia diseñada por Ana Sánchez, Benjamín Rubio, Cuauhtémoc Vázquez, Diana Echaury y Sara Pinedo, a partir del texto homónimo de Diana Echaury, con rap original de Antonio Arredondo "Furcio" y diseño de imagen de Alejandro Carrillo; gestado desde los colectivos Centro-Centro (Guadalajara) y Un Colectivo (León) como parte del Programa Contigo a la Distancia, 2020.

bottom of page